Invertir es esencial en las finanzas personales de cualquier persona. Desafortunadamente, según un estudio de Rastreator.com el 69% de los españoles no invierten en productos financieros. Esto se debe principalmente a la «poca cultura de inversión y al déficit de educación financiera» y a una clara aversión al riesgo. De hecho, el 70,4% de la población asegura que no está dispuesta a arriesgar su dinero a cambio de una mayor rentabilidad.

Esto es un error y puede perjudicar la salud de tus finanzas a largo plazo.

Necesitas ahorrar para el futuro

Antes de entrar en detalles y explicar por qué es importante invertir es imprescindible que conozcas tus necesidades futuras.

El futuro de las pensiones es incierto, se prevé que en 2050 las cotizaciones solo podrán pagar el 25% de las pensiones públicas. Esto hará complicado financiar unas pensiones como las actuales que de media son igual al 80% del salario que recibían el trabajador antes de jubilarse.

Si esto sucede, y es probable que suceda, necesitarás un complemento a tu pensión para poder cubrir todos tus gastos.

Por esta razón, será muy importante que generes durante tu vida un patrimonio que te permita disfrutar tu jubilación con tranquilidad. Este patrimonio dependerá del nivel de vida que quieras llevar cuando llegue tu jubilación, pero probablemente rondará entre los 250.000 o 350.000 euros. Y sin invertir difícilmente conseguirás esta cantidad.

No invertir te hace perder dinero

Si eres de las personas que prefieren dejar sus ahorros en el banco en productos como los depósitos o si prefieres guardar sus ahorros en efectivo, debes saber que estás perdiendo dinero cada año, alrededor del 2%. Esto es debido al efecto de la inflación.

La inflación es el aumento general y sostenido de los precios que provoca la pérdida de poder adquisitivo. La forma en la que la inflación actúa es la siguiente: con un euro en este momento puedes comprar más bienes que con un euro el año que viene, y este efecto se va acumulando a lo largo de los años.

Si tienes 30 años o más, seguro que recordarás claramente como antes todo era mucho más barato.

Esto significa que mantener tu dinero sin generar rentabilidad durante mucho tiempo hará que su valor disminuya y, por lo tanto, estarás perdiendo dinero.

El único remedio para evitar la inflación es invertir tus ahorros. Invertir te ofrece una rentabilidad con la que podrás compensar e, incluso superar, el efecto de la inflación. 

Pero antes de lanzarte a invertir, infórmate y adquiere conocimiento. Invertir sin los conocimientos previos puede ser mucho más perjudicial que no hacerlo.

Para empezar, puedes leer este post donde te contamos todo lo que debes saber antes de invertir tu dinero.

Además, si las finanzas no son lo tuyo siempre puedes recurrir a un asesor financiero o un Robo Advisor para que te ayude a determinar tu asset allocation (distribución de activos) y tu cartera de valores óptima.

 No dejes que la falta de conocimiento financiero te haga perder dinero.

El coste de no invertir

Muchas personas no invierten porque piensan que no tienen el suficiente dinero para hacerlo, pero no es necesario tener una gran cantidad de dinero para empezar a invertir. Para comprenderlo mejor, veamos un ejemplo.

Imagina que sólo eres capaz de ahorrar 30 euros al mes. Este dinero puede parecerte demasiado poco y hacer que decidas no invertirlo, pero si puedes ahorrar 30 euros cada mes, en un año tendrás 360 euros y en 20 años, tendrás ahorrado 7.200 euros. Si inviertes este dinero mes a mes, podrás multiplicar esta cantidad.

En caso de que inviertas este dinero durante 20 años y obtengas una rentabilidad media anual del 6% (la rentabilidad histórica de la Bolsa una vez descontado el efecto de la inflación se sitúa en el 8%, por lo que un 6% es una rentabilidad bastante asequible), tendrás 14.000 euros al final del periodo.

Por consiguiente, el coste de no invertir tu dinero en este caso sería de 6.800€!!! Imagina todo lo que podrías hacer con ese dinero. Además, recuerda que de esta forma estarías batiendo a la inflación año a año.

Este coste será mayor cuanto mayor sea tu capacidad de ahorro.

Si tu capacidad de ahorro es de 200 euros al mes entonces el coste de no invertir sería mucho mayor. Ahorrando 200 euros al mes, en un año contarás con 2.400 euros, pero en 25 años se habrá multiplicado y dispondrás de un patrimonio de 60.000 euros.

Si decidieras invertir este dinero, estos 60.000 euros ascenderían hasta 140.575 euros. ¡80.575 euros más sin tener que hacer ningún esfuerzo!

Imagina si lo hicieras durante 10 años más; es decir, si invirtieras 200 euros al mes durante 35 años. Entonces, en vez de tener 140.575 euros, pasarías a tener un patrimonio de 283.490 euros!!!

Por esto, es muy importante que empieces a invertir cuanto antes, porque en un horizonte temporal más amplio, el interés compuesto tiene un efecto mayor. Además, el riesgo en inversiones a largo plazo es mínimo.

No ignores el poder de invertir

Cada día que pasa y no te decides a invertir tu dinero es un día que estás perdiendo dinero. Deja de perder y empieza a invertir. Tu dinero no te hará ganar nada a menos que lo pongas a trabajar.