La mayoría de la gente, aún sin tener mucho conocimiento financiero, ha escuchado alguna vez algo sobre los planes de pensiones. En este post queremos explicar qué son y cómo funcionan, para que todo el mundo entienda su funcionamiento básico, los tipos que existen y los intervinientes del mismo.

¿Qué es un plan de pensiones?

 

Un plan de pensiones es un producto de ahorro que permite a cualquier persona invertir a largo plazo con el objetivo principal de disponer de un ahorro privado a partir del momento de la jubilación.

 

Si nos ponemos un poco más técnicos, los planes de pensiones son instituciones de previsión social complementaria, en los que se fijan las posibles condiciones y características de un modelo de ahorro-pensión para que las personas que aportan, los partícipes, tengan el derecho a recibir unas rentas o un capital al llegar al momento de jubilarse.

 

Son de carácter privado y sus prestaciones son complementarias a las del régimen de la Seguridad Social.

 

Los Planes y Fondos de Pensiones aparecen en España en el año 1987 y, desde entonces, se han convertido en uno de los productos financieros más conocidos por los ahorradores.

 

 

¿Para qué sirve un plan de pensiones?

 

Como bien se puede deducir por su nombre, un plan de pensiones sirve para complementar la pensión que un trabajador espera recibir de la Seguridad Social cuando se jubile.

 

No obstante, la ley permite una serie de supuestos más amplios para rescatar el dinero que esté invertido en un plan de pensiones. Estos son todos los supuestos para rescatar un plan de pensiones:

  • En el momento de la jubilación: este es el motivo principal por el que un ahorrador contrata un plan de pensiones. Una vez que un trabajador esté jubilado  podrá comenzar a rescatar el dinero que tenga ahorrado hasta ese momento.
  • Incapacidad laboral total y permanente: En el caso de que la Seguridad Social dictamine que un trabajador tiene una invalidez para desarrollar su trabajo de manera habitual, podrá rescatar sus ahorros antes de tiempo.
  • Enfermedad grave: En el caso de que la Seguridad Social provea de un certificado médico que acredite una dolencia que requiera de una intervención médica importante, que impida trabajar con normalidad durante un periodo continuado superior a 3 meses, también podrá rescatar sus ahorros antes de tiempo.
  • Fallecimiento del partícipe: En este caso el rescate lo podrán recibir los beneficiarios o herederos legales.
  • Paro de larga duración: Cualquier trabajador que se encuentre en una situación de desempleo involuntario durante más de doce meses y no reciba ningún tipo de pensión contributiva, podrá recuperar su dinero.
  • Pasados 10 años desde la primera aportación: A partir de 2025 se podrá rescatar el dinero invertido 10 años atrás. Es decir, en el año 2026 solo se puede recuperar el dinero aportado en el año 2016, y así en cada año.

 

Los planes de pensiones se crean como una manera de fomentar el ahorro privado, para que al llegar al periodo de jubilación contar con una cantidad qué nos permita mantener un nivel de vida más cómodo.

 

 

¿Cómo funcionan los planes de pensiones?

 

Un plan de pensiones invierte el dinero de los ahorradores a través de un fondo de pensiones. Es importante entender qué es un fondo de pensiones o cómo se relaciona con el plan de pensiones.

 

Un fondo de pensiones es un patrimonio sin personalidad jurídica, administrado por una Entidad Gestora de Fondos de Pensiones (E.G.F.P.). Un fondo de pensiones puede invertir en una variedad muy amplia de activos, que deben estar detallados en la política de inversión del fondo y se constituyen para canalizar uno o varios planes de pensiones. Por lo tanto, la Entidad Gestora gestiona un fondo de pensiones, que a su vez puede tener varios planes de pensiones.

Funcionamiento básico

Las aportaciones pueden ser puntuales o periódicas. Éstas son de carácter totalmente voluntario, sin que exista ninguna obligación de hacerlo. En caso de aportaciones puntuales, se pueden suspender y reanudar en cualquier momento.

 

Cuándo llega la jubilación o sucede alguno de los supuestos para poder rescatar las aportaciones, el titular recibirá el resultante del dinero aportado más la rentabilidad que se haya podido generar (qué puede ser positiva o negativa).

 

El dinero aportado se invierte según unos criterios de rentabilidad y riesgo, que normalmente coinciden con las categorías que explicamos a continuación. Es lo que se conoce como la política de inversión del plan.

Categorías de los Planes de pensiones

El motivo de que existan varios planes de pensiones dentro del fondo es poder ofrecer a los partícipes diferentes estrategias de inversión, en función de la rentabilidad y el riesgo esperados.

 

Según Inverco, existen las siguientes categorías, de menor a mayor riesgo:

  • Garantizados: se promete una rentabilidad mínima, que debe garantizar una tercera entidad, ajena al plan
  • Renta fija a corto plazo: Se invierte en una cartera de bonos, cuya duración media es inferior a los dos años
  • Renta fija a largo plazo: Se invierte en una cartera de bonos, cuya duración media es superior a los dos años
  • Renta fija mixta: Puede invertir en acciones, hasta un 30% del patrimonio
  • Renta variable mixta: Puede invertir en acciones entre el 30% y el 75% del patrimonio.
  • Renta variable: Se invierte mayoritariamente en una cartera de acciones. Al menos un 75% del patrimonio

 

Aunque todavía no se define como una categoría, poco a poco van cogiendo popularidad los llamados Planes de ciclo vital, en los que se lleva a cabo una gestión dinámica del riesgo, de manera que a mayor plazo para la jubilación se asume más exposición a renta variable. 

 

De esta manera, el partícipe puede desentenderse de gestionar el riesgo de su inversión, pues se lleva a cabo de manera automática.

 

 

Iliquidez al rescatar los derechos consolidados

A diferencia de otros vehículos financieros, como los fondos de inversión, los planes de pensiones están destinados a cubrir unas contingencias concretas.

 

Esto da lugar a una característica muy importante de este producto: su falta de liquidez. Dado que el dinero no se puede sacar cuando el partícipe desee, hay que tener muy en cuenta el motivo por el que se invierte.

 

Está falta de liquidez es un arma de doble filo:

  • La parte negativa es que puede ser que necesitemos el dinero invertido en el plan de pensiones en cualquier momento y no tengamos acceso a éste.
  • La parte positiva es que al no tener acceso al dinero, se fomenta la inversión a más largo plazo, con el objetivo de sacar una mayor rentabilidad a nuestros ahorros. 

 

 

Tipos de planes de pensiones

Existen tres tipos de planes de pensiones, en función de quién sea el promotor del mismo.

Planes de pensiones individuales

Son promovidos por las entidades financieras, principalmente bancos y aseguradoras. Son los clientes de estas entidades los que contratan a título personal.

Planes de pensiones de empleo

Los Planes de Pensión de Empleo son promovidos por empresas, a favor de sus empleados. Las aportaciones las hacen tanto la empresa promotora, como el propio empleado.

Planes de pensiones asociados

Son promovidos por los sindicatos, asociaciones o gremios, a favor de sus miembros o afiliados. Solo estos últimos pueden aportar al plan de pensiones.

 

 

¿Quienes intervienen en un plan de pensiones?

 

Un plan de pensiones tiene diferentes actores que se relacionan entre sí y que son necesarios para el funcionamiento del mismo.

 

  • El promotor del plan: es la sociedad, empresa o colectivo que crea el plan.
  • Los partícipes: son las personas físicas para las que se crea el plan y cuyas aportaciones van a su nombre. Las aportaciones pueden estar definidas o ser variables.
  • Beneficiarios del plan: son personas con derecho a recibir la prestación. Hay algunos casos en los que el beneficiario no es el partícipe.
  • Entidad Gestora de Fondos de Pensiones (E.G.F.P.): Es la entidad que invierte todos los derechos consolidados y cuya misión fundamental es sacar la máxima rentabilidad según un perfil de riesgo definido. Por este trabajo, se genera una comisión de gestión, que no puede superar el porcentaje anual de un 1,5% sobre el patrimonio del fondo.
  • Entidad depositaria: Es una tercera entidad, cuya misión es garantizar el custodio y la depositaria de los activos bajo gestión.
  • La comisión de control: Este órgano sólo aparece en los planes de pensiones de empleo. Su misión es la de supervisar anualmente el cumplimiento del funcionamiento del plan, en todo lo que se refiere a los derechos de sus partícipes y beneficiarios.

 

 

 

Planes de pensiones con Finsei

En Finsei tenemos en cuenta varios factores para determinar cuál es el porcentaje óptimo de inversión entre renta fija y renta variable.

 

El primer paso será entender tu perfil como inversor. Adicionalmente, vamos a analizar el horizonte temporal de tus metas financieras. Para nosotros esta segunda parte es fundamental. Siempre que hablamos de riesgo, nos referimos a la posibilidad de que tu inversión pierda valor de manera temporal,  cuando los mercados se vuelven volátiles. Pero si tú meta está situada a muy largo plazo eso no te debería preocupar pues tendrás mucho tiempo de recuperar las caídas y con eso aspirar a mejores rentabilidades. 

 

Por eso, a menor horizonte temporal te recomendaremos más exposición a renta fija, y a mayor horizonte temporal te animaremos a invertir en renta variable. Pero nuestro modelo de asesoramiento va más allá. Conforme vayas acercándote a la fecha en la que necesites el dinero, iremos reduciendo el riesgo de tus inversiones de manera automática, aumentando tu exposición a renta fija.

 

 

En Finsei tenemos en cuenta los planes de pensiones privados como parte de la planificación financiera para conseguir una jubilación cómoda.

Si en el pasado invertiste en un plan de pensiones individual, puedes incluirlo al diseñar tu plan personalizado. Así te podremos informar qué cantidad debes aportar cada mes para conseguir un complemento privado que te permita alcanzar la jubilación deseada.

LO MÁS LEIDO