Muchas personas encuentran dificultades a la hora de ahorrar o incluso no ahorran simplemente porque no saben dónde empezar. Así pues, en este post os mostraremos los trucos para ahorrar dinero día a día. Siguiendo estos trucos, verás aumentar tus ahorros para cumplir tu deseo.

Importancia del ahorro

El ahorro es aquella parte de los ingresos que no se destina a ningún consumo o inversión, con el fin de usarlo en un futuro ya sea ante un imprevisto, para pagar las vacaciones de verano o para pagar la entrada de la casa de tus sueños., entre otras cosas. Ahorramos para conseguir algo o evitar problemas sin tener la necesidad de endeudarnos. El último dato proporcionado por el INE sitúa la tasa de ahorro española en un 14,8% en 2020, siendo la más alta registrada debido al confinamiento domiciliario y las limitaciones de movilidad.

 

Pasos a seguir para ahorrar

Te detallamos como podrás ver aumentar tus ahorros paso a paso con estos sencillos trucos.

1. Establecer uno o varios objetivos de ahorro

Muchas veces ya sea por procrastinación o por el sesgo del presente nos resultará más fácil encontrar la motivación para ahorrar si tenemos un objetivo en mente. Está comprobado que al realizar una actividad con un objetivo en mente se consigue mejores resultados que realizar la misma actividad sin ningún objetivo.

 

Ejemplos de estos objetivos:

 

  • Objetivos a corto plazo (<5 años), tener un fondo de emergencia para cualquier imprevisto, etc.
  • Objetivos a medio plazo (entre 6 y 10 años), el pago inicial para una casa o la educación de sus hijos
  • Objetivos a largo plazo (> 10 años), como puede ser la jubilación

Recomendamos para aquellos que empiezan a ahorrar es establecer primero metas pequeñas y a corto plazo. Alcanzar metas más pequeñas puede darle un impulso psicológico que fortalezca el hábito de ahorrar.

 

2. Registrar y clasificar los gastos

Para determinar cuánto dinero vamos a ahorrar es necesario ver cuánto dinero gastamos. Si no sabes cuánto gastas y en que te lo gastas, entonces será complicado optimizar el ahorro. Es por ello que recomendamos  que durante uno o dos meses apuntes todos los gastos y los clasifiques en diferentes tipos. En esta hoja de cálculo te dejamos una plantilla para que controles tus gastos familiares. 

 

Está claro que la clasificación es libre, no existe una norma universal para clasificar los gastos. No obstante, hemos elaborado nuestra propia clasificación de la forma más simple posible:

 

  • Gastos fijos: Son aquellos gastos que a priori conocemos su importe y periodicidad, que permanecen estables en el tiempo.. Algunos de estos gastos son: hipotecas, seguro del coche o hogar como ejemplo.
  • Gastos variables: Son gastos necesarios a cubrir pero que, a diferencia de los anteriores, su periodicidad e importe pueden variar.. Dentro de esta categoría podemos englobar los gastos por alimentación, transporte, electricidad, agua o cualquier imprevisto como la reparación del coche.
  • Gastos no esenciales: Son aquellos destinados a cubrir nuestra necesidad de ocio o simplemente caprichos. Estos gastos pueden ser: comer fuera, compras impulsivas, viajes, etc.

 

Este registro y clasificación para el control y reducción de gastos se puede realizar con papel y lápiz, excel o existen ya varias apps que te ayudan a ahorrar. En resumen, realizar esta clasificación nos permitirá ver qué gastos podemos reducir para tener más ahorros, cosa que veremos en el paso 4.

 

3. Elaborar un presupuesto

Una vez registrados y clasificados los gastos, es hora de elaborar un presupuesto que tenga en cuenta tus ingresos y tus gastos, así como la cantidad que quieres ahorrar cada mes y a cuánto dinero queremos dedicarle a cada categoría de gasto. Por ello es importante hacerlo después de controlar los gastos, pues en caso contrario no podrás hacer una estimación realista de cuánto te gustaría gastar al mes. Existen muchas formas de elaborar un presupuesto familiar, si estás interesado en leer más sobre el tema, te dejamos otro artículo sobre cómo elaborar un presupuesto familiar que te puede interesar.

Encontrar vías para reducir los gastos

Es posible que al realizar el presupuesto nos encontremos con la sorpresa de que ahorras más de lo necesario para cumplir el objetivo. Si es así, felicidades, no vas a tener que hacer nada más. No obstante, que esto ocurra es muy difícil, por lo que lo más común es que tengas que reducir tus gastos.

Como se dijo en el punto 2, clasificamos los gastos en tres tipos: gastos fijos, gastos variables y gastos no esenciales. En caso de tener que reducir los gastos, tenemos que tener en consideración que los gastos fijos son los más complicados de reducir. Al contrario, los más fáciles de reducir son los gastos no esenciales. Con esto no queremos decir que sea imposible reducir los gastos fijos o que no tengamos caprichos, eso sería irreal y la vida hay que disfrutarla. La cuestión es reducir aquellos gastos prescindibles o encontrar maneras de mantener tu estilo de vida gastando menos.

 

Algunos ejemplos para reducir gastos son:

 

  • Cancelar las suscripciones y membresías que no use.
  • Comprar productos de segunda mano.
  • Comer menos en la calle y pedir menos comida a domicilio.
  • Hacer planes más sencillos y que no requieran de grandes gastos
  • Comprar productos de marca blanca.
  • Cambiar a un banco que no tenga comisiones bancarias.
  • Reducir el consumo eléctrico en casa

5. Revisar el presupuesto periódicamente.

Una vez realizado el presupuesto y las vías para reducir los gastos, ya puedes empezar a ahorrar para tu objetivo. No obstante, al igual que el mundo gira sin descanso alrededor del sol, el mundo cambia sin la intención de detenerse. Así pues, es común que los precios sufran variaciones o que tus necesidades cambian  a lo largo del tiempo. Por eso, recomendamos que a cada cierto tiempo debemos comprobar nuestro presupuesto, y cambiarlo y/o adaptarlos a tus nuevas circunstancias si es necesario.

 

6. Consejos para ahorrar más

A parte de lo anterior, se mencionara una serie de consejos con los que conseguiremos tener un mayor ahorro.

 

  • Preahorro

El preahorro consiste en ordenar a tu banco realizar una transferencia automática a principio de cada mes a una cuenta de ahorro en el momento de cobrar el salario para apartar el dinero que quieras ahorrar y no disponer de ese dinero. Es ideal que la cuenta destinada no tenga tarjeta de crédito o débito.

 

  • Pago en efectivo

Pagar en efectivo te hace más consciente de tus pagos, así, siempre que sea posible, es recomendable que hagas pagos en efectivo en vez de con la tarjeta. Por otro lado, tenemos que ser conscientes que realizar pagos con la tarjeta de crédito conlleva unos intereses que se tendrán que pagar, lo que producirá un aumento de los gastos. En caso de que no sea posible recomendamos pagar con la tarjeta de débito.

 

  • Comparadores de precios

Ya sea cuando vamos a comprar algo por Amazon o bien cuando queremos contratar un seguro, es conveniente que eches un vistazo por internet comparando precios en distintos sitios o visita comparadores de precios tales como Rastreator para los seguros, Soysuper para los supermercados o Google shopping para las tiendas online, entre otros.

 

Ver crecer tus ahorros con Finsei

Aunque es muy recomendable ahorrar para conseguir tus objetivos, existe una vía rápida para alcanzarlos. Finsei nos permite ver la ruta para alcanzar tus objetivos financieros de la manera más sencilla posible, ya sea solamente ahorrando o invirtiendo mientras ahorras. 

 

Atendiendo a tu perfil de riesgo y al horizonte temporal que marques, Finsei te recomendará la cartera de activos para invertir que realmente necesitas para alcanzar tus objetivos. Así parte del dinero que necesites vendrá via rentabilidad que producen tus activos que, junto con el total ahorrado, constituye un camino más rápido y fácil para alcanzar tus metas financieras.

 

Diseña tu plan de ahorro e inversión en tan solo 3 minutos. ¿A qué esperas? Es fácil y… ¡gratis!

LO MÁS LEIDO