Un presupuesto es un plan que te ayuda a equilibrar tus ingresos y gastos. El objetivo de tu presupuesto debe ser compensar tus gastos con tus ingresos. Sin embargo, un buen presupuesto debe permitirte ahorrar dinero cada mes. 

Crear un presupuesto que funcione no es difícil, pero requiere de disciplina para no abandonar. En el caso de compartir gastos con tu pareja deberéis de hacer un presupuesto conjunto.

Como crear un presupuesto familiar en 8 pasos:

1. Haz un seguimiento de tus gastos

El primer paso es reunir todos tus tickets, facturas, movimientos en la tarjeta de crédito o débito. Una vez los tengas todos deberás revisarlos y ordenarlos por meses.

No olvides los gastos más pequeños como, por ejemplo, una botella de agua, el café de por la mañana, o la cerveza de después del trabajo. Estos gastos parecen insignificantes por sí solos, pero la suma de todos estos pueden marcar la diferencia. Piensa, por ejemplo, en todos los gastos que tuviste la semana pasada de este tipo, seguramente sea mucho más dinero del que te pensabas, ¿verdad?

 

2. Organiza tus gastos

Una vez tengas una lista con todos tus gastos de los últimos meses, clasifícalos por categorías. Por ejemplo: casa, coche, comida, artículos del hogar, ropa, entretenimiento, donaciones, etc. Además, será conveniente que hagas una lista con aquellos gastos que son necesarios, que tienes que pagar si o si, por ejemplo, la hipoteca, la luz, el agua, comida, etc. y otra con tus gastos en entretenimiento.

De esta forma, cuando calcules la cantidad de gasto medio podrás tener una visión global. Esto te permitirá ser consciente de cuáles son las categorías en las que gastas más.

Si quieres ordenar tus gastos de forma más específica, siéntete libre de añadir cuantas categorías quieras. 

 

3. Calcula tu gasto medio

El siguiente paso será sumar todos tus gastos y calcular el gasto medio mensual en cada categoría. Redondea hasta la decena superior más cercana para tener un margen de maniobra. Por ejemplo, si tu gasto medio mensual en comida es de 431 euros, redondéalo hasta 440.

Ten en cuenta que, hay gastos que no se pagan mensualmente, sino cada dos o tres meses o, incluso, cada año.  

Una buena estrategia sería apartar de tus ingresos una parte proporcional cada mes y guardarlo en una cuenta aparte, así no te verás sobrepasado con los gastos cuando te vengan todos los gastos de golpe.

De igual forma, sería aconsejable repartir entre los doce meses del año tus gastos excepcionales como, por ejemplo, las vacaciones. Esto te permitirá saber exactamente cuánto es tu gasto medio mensual.

 

4. Haz lo mismo con tus ingresos

Revisa todos tus ingresos mensuales y clasifícalos. Una vez hecho, calcula tu ingreso medio mensual. 

 

5. Equilibra tu presupuesto

Ahora que sabes cuál es tu gasto y tu ingreso medio mensual, es momento de valorar si eres capaz de cubrir tus gastos con tus ingresos, aunque lo ideal, como hemos apuntado antes, es que no solo cubras tus gastos, sino que, además, puedas dedicar una parte al ahorro.  

Si tus ingresos no cubren tus gastos, es hora de revisar tus gastos y estudiar cuales se podría reducir o eliminar: transporte, teléfono móvil, televisión, suscripciones, membresías, comida, etc. 

Con internet es muy fácil comparar precios y encontrar ofertas con las que puedes ahorrar mucho dinero. 

Un truco es fijarse en las categorías de más gastos primero. Un ahorro del 10% en una categoría que suponga 1.500 euros al mes implicaría 150 euros de ahorro, en comparación con el 10% de una categoría de 500 euros, que solo supondría un ahorro de 50 euros.

 

6. Pedir ayuda

Si no eres capaz de equilibrar tu presupuesto, pídele a alguien de tu confianza que le de una mirada objetiva. Otra persona puede ver las cosas de manera diferente y ser capaz de orientarte hacia la dirección correcta. 

En el caso de que sea imposible reducir tus gastos, entonces, tendrás que buscar cómo aumentar tus ingresos, sino vivirás en una espiral constante de endeudamiento. 

 

7. Ajusta tu presupuesto para el mes actual.

Ahora que tienes todo configurado, debes hacer un presupuesto para este mes o, si ya está terminando el mes, para el próximo mes. Para ello, revisa que los gastos e ingresos reflejen tu panorama financiero actual. Por ejemplo, si este mes tus ingresos se incrementarán en 100 euros, anótalo en tu presupuesto.

Si bien, intenta no aumentar tus gastos cada vez que lo hagan tus ingresos, aprovecha estas subidas para ahorrar dinero.

 

8. No abandones tu presupuesto.

Esta es probablemente la parte más difícil. Ahora que has hecho tu presupuesto, asegúrate de seguir el plan. No gaste más de lo presupuestado. Y en caso de gastar menos de lo previsto, ahórralo.

LO MÁS LEIDO