Existen varios niveles de libertad financiera y tratar de ubicarte en ellos es complicado si no sabes en qué consiste cada uno y en qué se diferencia. Localizarte es importante para que puedas plantearte cómo ascender por esa pirámide, porque dependiendo de en qué nivel te encuentres tus circunstancias  por tanto tu plan de acción, cambiarán drásticamente.

En un post anterior hablamos sobre cómo lograr tu libertad financiera en 5 pasos sin embargo, hay que tener en cuenta que existen distintos niveles en ella. Dependiendo de tus objetivos aspirarás a establecerte en un nivel u otro, de manera que tu plan de acción variará, ajustándose lo que sea necesario. Para ayudar a que marques con mayor certeza tu propósito, en este post te hablaremos sobre los 5 niveles de libertad financiera.

5 niveles de libertad financiera

 

1º. Supervivencia Financiera

 

Si te encuentras en este nivel, es que vives al día a día, siendo tus ingresos iguales a tus gastos. Esto supone un problema pues ante cualquier imprevisto que suponga un un esfuerzo financiero, te ves obligado a pedir adelantos en tu salario o endeudarte. En este escalón no solo encontrarás a personas con ingresos precarios, si no también a aquellos que, aun teniendo ingresos, no se organizan bien y por ello gastan innecesariamente y no ahorran.

 

Para superar este primer nivel tienes que crear un fondo de emergencia, es decir, tienes que ahorrar o invertir. Puede ser complicado puesto que gastas cuanto ganas, pero, es posible conseguirlo con una buena planificación financiera. Una vez revises tus gastos, descarta los innecesarios y lleva un control exhaustivo de los mismos. De esta forma podrás obtener una mayor liquidez y crear un fondo con el cual poder afrontar los gastos imprevistos sin endeudarte en el proceso. 

 

Si pese a ello, no consigues ahorrar, tal vez sea aconsejable que busques otras fuentes de ingresos o revises tus condiciones laborales.

 

Te encuentras en la Supervivencia financiera si tu trabajo solo cubre tus gastos del día a día.

 

2º. Estabilidad Financiera

Alcanzar este nivel significa que no vives día a día y puedes ahorrar un poco para los imprevistos, es decir, ya no se tratará solo de sobrevivir. Por ponerlo en otras palabras, es el nivel mínimo económico al que debe aspirar cada persona.

 

En esta situación te permite cierta comodidad y tranquilidad que antes no te podías permitir, tus ingresos cubren tus gastos y además te permiten ahorrar para tener un fondo para emergencias. Este colchón, según tu situación puede variar de 3 a 6 meses de gastos, por ejemplo, si eres soltero es posible que solo necesites un fondo mínimo, pero si tienes familia tal vez te interese que dicho colchón sea mayor para estar tranquilo.  No obstante, recuerda esta estabilidad depende de tu trabajo dado que es tu única fuente de ingresos. 

 

Para seguir ascendiendo es muy importante que sigas controlando tus gastos. En este punto la inversión comienza a ser relevante pues para avanzar deberás comenzar a fraguarte una fuente de ingresos distinta a tu trabajo.

 

Si eres capaz de ahorrar y mantener un fondo de emergencia solo con los ingresos de tu trabajo te hallas en la Estabilidad Financiera.

 

3º. Seguridad Financiera

Ya no se trata de estabilidad, ya has logrado seguridad financiera. Una vez alcances este nivel, además de poseer un trabajo que te cubra los gastos y te permita ahorrar, también tendrás una fuente de ingresos pasivos. Si bien, estos todavía no son suficientes para que vivas sin tu empleo, te proporcionan una tranquilidad y seguridad que antes no tenías, pues ya no dependes enteramente de tu oficio, tienes otra de conseguir dinero. Eso sí, diversifica tus activos para que de esa forma el riesgo de que estos ingresos desaparezcan sean mínimos, no puedes invertirlo todo en un mismo sitio.

 

Es muy sencillo que llegados a este punto te relajes y te acomodes, pero ¿es realmente lo que quieres? Plantéatelo. ¿Acaso no buscas la libertad financiera? Ya falta poco, solo un escalón.

 

Para alcanzar la libertad financiera tienes que educarte en cómo funciona el mundo de las finanzas, el conocimiento es poder. Una vez lo hagas podrás reevaluar tus inversiones para que de esa forma te produzcan más beneficios y sean más rentables. No obstante, hablamos de salir de la zona de confort, tal vez lo que necesites es una motivación. Plantéate metas a largo plazo, tener dinero para tu jubilación, poder permitirte lujos que ahora no están a tu alcance… Por ejemplo, piensa en ese viaje de ensueño donde descubrirás sitios que solo has visto por fotografías o imagina surcar las olas con tu propio velero.

 

Encontrarás la Seguridad Financiera si a parte de tu trabajo que te cubre tus gastos y fondos de emergencia, posees una fuente de ingresos pasivos.

 

4º. Libertad Financiera

Por fin lo has conseguido. Has alcanzado la libertad financiera. Llegados a este punto tu trabajo es una opción, pues los ingresos pasivos cubren perfectamente tu nivel de vida. Puedes dedicarte a lo que quieras, aficiones, vocación… sin preocuparte por tener para llegar a final de mes. 

 

Técnicamente hablando la libertad financiera se basaría en obtener por medio de ingresos pasivos el dinero suficiente para cubrir tus gastos. Es más sencillo de conseguir si somos capaces de reducirlos, pero de esa forma perdería un poco la gracia, ¿no crees? El objetivo a nuestro parecer en este punto es que dichos ingresos mantengan tu nivel de vida, de modo que tu trabajo sea una opción. De esta forma dispondrás de mucho tiempo libre, para dedicarlo a la familia, hobbies, etc.

 

Pero, ¿y si damos un paso más allá? Al fin y al cabo, quedarte en este nivel supone que te ajustes a un presupuesto acorde a tu estilo de vida, ¿por qué no coronar la cumbre y lograr la abundancia financiera? Para ello tendrás en primer lugar que proteger tus activos y una vez que lo hagas, con el dinero que no necesites, intentar invertir en activos más arriesgados. En ocasiones hay que jugarsela para obtener grandes ganancias, así que ¿qué mejor momento que cuando realmente si pierdes no ponga en peligro tu situación financiera? Sin embargo cada persona es un mundo, así que es tu elección decidir si establecerse o seguir.

 

Hallarás la Libertad Financiera cuando tus ingresos pasivos cubran tus gastos y, por tanto, tu trabajo se vuelva una opción.

 

5º. Abundancia Financiera

En varias clasificaciones este nivel no se tiene en cuenta o se explica en el mismo punto que la libertad financiera. Vivir en la abundancia significa básicamente que tus ingresos pasivos superan con creces tus gastos. Por hacer la escala y equipararlo a niveles anteriores, la libertad financiera sería equivalente a la estabilidad mientras que la abundancia a la seguridad.

 

 En este nivel puedes llevar un buen nivel de vida e incluso podrás realizar inversiones más arriesgadas pues dispondrás de más dinero del que necesitas para vivir.  Podrás permitirte lujos que antes no podías y vivir con mucha más holgura, solo a base de tus ingresos pasivos.

 

No obstante, nunca hay que confiarse. Si bien tienes todo el tiempo del mundo, nunca está demás que lo dediques en parte a proteger tus activos y estilo de vida. Realmente solo hay unos pocos en el mundo que puedan vivir sin preocuparse de cuánto gastan, por eso, si bien ya te puedes relajar, no debes descuidar tus finanzas.

 

Alcanzar la Abundancia Financiera significa que tus ingresos pasivos rebasan ampliamente los gastos de tu nivel de vida.

 

 

En Finsei te ayudaremos a conseguir el objetivo que te plantees, para que de esa forma alcances el nivel de libertad financiera que te propongas. Con nuestra planificación financiera personalizada podrás marcar tus metas y de esa forma trazar la ruta que mejor se adecúe a tus circunstancias.