No tener grandes cantidades de dinero no es un obstáculo para empezar a invertir. Esta falsa creencia sobre que invertir es solo para ricos te hace perder dinero

Por ello, te animamos a que dejes de pensar de esta forma y comiences a contemplar la opción de invertir tu dinero.

Pero me imagino que después de esa afirmación estarás preguntándote por qué no invertir te hace perder dinero

La respuesta es muy fácil: la inflación. 

La inflación es la subida general de los precios. Todos los años los precios aumenta de media alrededor del 2%. De primeras esto puede parecer muy poco, pero debes tener en consideración que esto va sumando cada año y tú dinero va perdiendo más y más capacidad adquisitiva. Según el Instituto Nacional de Estadística, desde 2000 hasta 2019, los precios han aumentado un 47’6%. Esto es, si hubieras guardado 100 euros en el año 2000 en un cajón de tu casa, ahora mismo, solo podrías comprar la mitad de cosas que en ese año con la misma cantidad. 

Seguro que recuerdas como antes todo era mucho más barato y podías comprar muchas más cosas que las que puedes comprar hoy con el mismo dinero. Esta es la razón.

¿Y cómo podemos evitar la inflación? ¡Invirtiendo!

Si es verdad que invertir conlleva riesgos, pero si estas dispuestos a correr estos riesgos, podrás eliminar la inflación de tu vida y, además, aumentar tu patrimonio. 

La rentabilidad que te proporciona invertir te ayuda a batir la inflación. Si la inflación cada año es igual al 2% pero eres capaz generar una rentabilidad del 6 o 7% con tus inversiones dejarás de perder dinero y empezarás a ganar.

 

No necesitas una gran inversión para invertir

No te preocupes por la inversión inicial. Sí es cierto que ciertas inversiones requieren de una cantidad de inversión bastante alta pero existen muchas otros que no exige de inversión mínima. 

Por ejemplo, para invertir en acciones el mínimo lo marca el precio de la acción o en los fondos de inversión esta cantidad la determina cada fondo y va desde los 0 euros a los 6000. 

Por tanto, lo único que necesitas para empezar a invertir es adquirir los conocimientos necesarios o tener la ayuda de un profesional. 

Existen multitud de opciones para invertir: acciones, fondos de inversión, bonos del Estado, fondo de pensiones, etc. Pero no todas las formas son aptas para cualquier persona. Lo fundamental es conocer tu perfil de riesgo para poder concretar que productos financieros son más adecuados para ti. 

 

Diversificar 

Una vez que determines cuál es tu perfil de riesgo no debes poner todo tu dinero en un activo acorde a tu perfil de riesgo, es muy importante que, diversifiques tu dinero entre distintos activos financieros con un perfil de riesgo parecido. Poner todo tu dinero en un solo lugar puede llevarte a perderlo todo y si no tienes mucho dinero será mejor que no arriesgues demasiado.

Imagina que pasaría si tuvieras toda tu inversión en acciones de una única empresa empresa y, de repente, esta empresa empezará a ir mal. Perderías todo tu dinero. 

Recuerda el caso reciente del Banco Popular que, de un día para otro, sus 300.000 accionista perdieron la totalidad de sus inversiones. 

Para que esto no te ocurra es imprescindible diversificar tu dinero entre distintos activos.

Los fondos de inversiones son un activo que con respecto a esto tienen una ventaja, dado que, estos diversifican su cartera, por lo que, no tienes porque preocuparte por la diversificación de tus inversiones. Si bien, tendrás que elegir un fondo con una política de inversión acorde a tu perfil. 

Si te interesa saber más sobre los fondos de inversión en este artículo te contamos qué es un fondo de inversión y cómo funciona.

 

¿Hacerlo por ti mismo o con ayuda?

Antes de empezar a invertir debes hacerte esta pregunta. Para responder a esta pregunta tienes que ser consciente de que invertir no es una tarea fácil que requiere de conocimientos financieros y de tiempo para poder realizar correctamente un análisis de mercado. 

¿Tienes los conocimientos suficientes para invertir por ti mismo y el tiempo suficiente para dedicarle a tu inversión?

Si no te ves capacitado, ya sea por falta de interés en las finanzas o por falta de tiempo, no tomes esto como una excusa para no invertir. Déjate ayudar por un profesional. Pedir ayuda nunca debe darte miedo, todo el mundo necesita ayuda.

Además, gracias a la tecnología actualmente existen robo advisor, como Inveert, que de manera fácil e intuitiva, crean un plan de inversión hiper-personalizado para ti sin necesidad de grandes cantidades de ahorro mensual. El asesoramiento financiero ya no es solo para los ricos.